La Vía Láctea: 400 mil millones de estrellas nos observan.

Su nombre en latín significa «camino de leche» y en la mitología griega se consideraba que este camino iluminado era la leche derramada del pecho de la diosa Hera. La Vía Láctea es la galaxia espiral en la que se encuentra el Sistema Solar y por lo tanto nuestro planeta. La podemos observar como un halo luminoso formado por un conjunto de estrellas (y otros materiales) con la apariencia de una banda de luz que cruza el firmamento. 

Fotográficamente es fácil de captar siempre que la situemos visualmente y nos encontremos en una localización donde no nos veamos afectados por demasiada contaminación lumínica. Para inmortalizarla con nuestra cámara será indispensable un trípode, pues necesitaremos realizar una exposición larga (probablemente de entre 15 a 25 segundos) también necesitaremos un objetivo con una apertura luminosa (f2.8 por ejemplo) y seleccionar un valor de sensibilidad (iso) en nuestra cámara lo más alto posible dentro de un nivel de ruido contenido. 

Aquí os muestro tres fotos realizadas este otoño donde podemos ver la Vía Láctea cruzando el encuadre por el centro de la imagen como un haz de luz formado por una mayor concentración de estrellas.


Esta entrada fue publicada en autumn, carlos acin, carlos acin fotografia, carlos acin fotografo, estrellas, fall, fotografia naturaleza, fotografo naturaleza, milky way, naturaleza, noche, otoño, vía láctea. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *